¿Es abusiva la cláusula suelo de su préstamo hipotecario?

18 diciembre, 2013 Los comentarios están cerrados

En un préstamo hipotecario se establecen una serie de clausulas de diferente naturaleza, entre ellas es habitual encontrar las conocidas como “clausulas suelo” cuya finalidad es establecer un tipo de interés mínimo que se aplicará en la liquidación de las correspondientes cuotas. De esta forma si al aplicar el tipo de interés variable resulta un tipo inferior, automáticamente se utilizará es mínimo. Con esta practica, las entidades financieras se aseguran la aplicación de ese mínimo en las liquidación a pesar de que se produzca un desplome del Euribor.

Normalmente esta estipulación va acompañada de una “clausula techo”, cuya finalidad es la contraria, fijar el limite del interés variable al alza.

Tal y como ha señalado el Banco de España este tipo de clausula es totalmente legal y valida, asimismo ya estaba prevista en la “Orden Ministerial de 5 de mayo de 1994, sobre Transparencia de las Condiciones Financieras de los préstamos hipotecarios” y actualmente en la Orden de 28 de octubre, de transparencia y protección del cliente de servicios bancarios.

A pesar de su declarada validez, la destacada Sentencia nº 241/2013 dictada por el Tribunal Supremo en fecha 9/5/2013 y aclarada por el mismo Tribunal en fecha 12 de junio de 2013, declara nulas y por tanto, no puestas, aquellas cláusulas suelo que se consideren abusivas debido a una “falta de transparencia suficiente” y que, además cumplan los requisitos a continuación expuestos:

En primer lugar, aquellos prestamos hipotecarios suscritos en los que la clausula haya venido predispuesta por el banco, es decir, cuando el consumidor no puede negociar su contenido ni influir en su supresión, de manera que tan solo cabe la opción de adherirse y suscribir el préstamo hipotecario con dicha clausula o en caso contrario debe renunciar a contratar.

La carga de probar que la clausula ha sido negociada y que no ha sido prerredactada e impuesta corresponde al empresario, es decir, a la entidad financiera.

En segundo lugar, en los casos en los que no exista una “clausula techo” para limitar el tipo de interés al alza, es decir, que exista una limitación a la hora de fijar un mínimo en su interés variable pero no una en la máxima, o si aún existiendo esta “clausula techo”, no sea proporcional en relación con el mínimo fijado.

Esta última condición es difícil de concretar y definir ya que hay que valorar si el tipo variable máximo establecido por la “clausula techo” es tan alto que es improbable que se vaya a aplicar en alguna ocasión. Se podría considerar una “clausula techo” desproporcionada aquellas que superen el 12%.

En último lugar, la inexistencia de la transparencia suficiente a la hora de informar a cerca de la existencia de la clausula. Se considera por el Tribunal Supremo que la entidad financiera no ha ofrecido toda la transparencia exigida cuando se enmascara entre informaciones abrumadoramente exhaustivas que dificultan su identificación respecto de una información que analizada aisladamente sería clara.

En salvaguarda de esta situación, los bancos han empleado como practica habitual la suscripción previa con el consumidor de las llamadas ofertas vinculantes con la que quedaría acreditado que la entidad financiera informó suficientemente al cliente sobre las clausulas suelo antes de firmar el préstamo hipotecario.

Cabe hacer expresa mención, que dicha Sentencia tan solo afecta a las entidades financieras BBVA, Caja Rurales Unidas y Caja de Ahorros de Galicia, sin embargo no cabe duda de que el Tribunal Supremo ha abierto las puertas a futuras reclamaciones dirigidas al resto de entidades bancarias que hayan realizado este tipo de prácticas.

Categorías:Civil

Normativa empleados de hogar

Relación Laboral de Carácter Especial del Servicio del Hogar Familiar 

Desde el 1 de enero de 2012 surte efectos el Real Decreto 1620/2011, de 14 de noviembre, por el que se regula la relación laboral de carácter especial del servicio del hogar familiar. Por ello queremos analizar este Decreto destacando aquellos puntos de mayor interés.

Régimen laboral

Se considera relación laboral especial del servicio del hogar familiar la que conciertan el titular del mismo, como empleador, y el empleado que, dependientemente y por cuenta de aquél, presta servicios retribuidos en el ámbito del hogar familiar.

Actividades incluídas:

  • Tareas domésticas.
  • Cuidado o atención de los miembros de la familia.
  • Otros trabajos tales como guardería, jardinería, conducción de vehículos, cuando formen parte del conjunto de tareas domésticas.

Actividades excluídas:

  • Relaciones concertadas por personas jurídicas, de carácter civil o mercantil.
  • Relaciones concertadas a través de empresas de trabajo temporal.
  • Relaciones de cuidadores profesionales contratados por instituciones públicas o por entidades privadas.
  • Relaciones de cuidadores no profesionales en atención a personas en situación de dependencia en su domicilio.
  • Relaciones concertadas entre familiares.
  • Trabajo a título de amistad, benevolencia o buena vecindad.

Contratación

El acceso al empleo en el hogar familiar se realizará mediante contratación directa o a través de los servicios públicos de empleo o de las agencias de colocación debidamente autorizadas, con garantía plena del principio de igualdad y no discriminación.

Forma del contrato:

  • De palabra.
  • Por escrito. En todo caso en los contratos de duración determinada, cuya duración sea igual o superior a cuatro semanas.

Información sobre los elementos esenciales del contrato:

Cuando la duración del contrato sea superior a cuatro semanas el trabajador debe recibir información sobre los elementos esenciales del contrato si los mismos no figuran en el contrato formalizado por escrito, que además de los aspectos generales (identificación de las partes, salario, jornada, etc.) incluirá:

  • Prestaciones salariales en especie, cuando se haya convenido su existencia.
  • Duración y distribución de los tiempos de presencia pactados, así como el sistema de retribución o compensación de los mismos.
  • El régimen de pernoctas del empleado de hogar en el domicilio familiar, en su caso.

Duración del contrato:

  • El contrato podrá celebrarse por tiempo indefinido o por una duración determinada en los casos legalmente previstos.
  • Podrá concertarse por escrito un periodo de prueba que no podrá exceder de dos meses y durante el cual el empleador y el empleado de hogar estarán obligados a cumplir con sus respectivas prestaciones, con posibilidad de resolución de la relación laboral por cualquiera de las partes con un periodo máximo de preaviso de siete días.

Retribuciones

  • Se garantiza, como mínimo, el pago en metálico del Salario Mínimo Interprofesional en cómputo anual, por debajo de cuya cuantía no será posible realizar descuento alguno por salario en especie por manutención o alojamiento. Cuando exista salario en especie éste no podrá superar el 30 por ciento de las percepciones salariales.
  • Dicho salario se entiende referido a la jornada de trabajo completa, percibiéndose a prorrata si se realiza una jornada inferior.
  • La trabajadora o trabajador tendrá derecho a dos pagas extraordinarias al año, de modo que se garantice la percepción del Salario Mínimo Interprofesional en cómputo anual.
  • Los trabajadores que trabajan por horas, en régimen externo, perciben una retribución global por las horas efectivamente trabajadas, que incluye la totalidad de los conceptos retributivos (salario por el tiempo trabajado, más las partes proporcionales del descanso semanal, vacaciones y pagas extraordinarias).
  • La documentación del salario se realizará mediante la entrega al trabajador de un recibo de salarios en los términos acordados por las partes.

Jornada, vacaciones y permisos

  • La jornada máxima semanal será de cuarenta horas de trabajo efectivo, sin perjuicio de los tiempos de presencia, a disposición del empleador, que pudieran acordarse entre las partes.
  • Los tiempos de presencia tendrán la duración y serán objeto de retribución o compensación en los términos que las partes acuerden, no pudiendo exceder de 20 horas semanales de promedio en un periodo de un mes, salvo que las partes convengan en su compensación por periodos equivalentes de descanso. Su retribución no será de cuantía inferior a la correspondiente a las horas ordinarias.
  • Entre el final de una jornada y el inicio de de la siguiente deberá mediar un descanso mínimo de doce horas, pudiendo reducirse a diez en el caso del empleado de hogar interno compensándose el resto hasta doce horas en períodos de hasta cuatro semanas.
  • El empleado interno dispondrá al menos de dos horas diarias para las comidas principales. Este tiempo no computa como tiempo de trabajo, sino de descanso.
  • El descanso semanal será de treinta y seis horas consecutivas que comprenderán, como regla general, la tarde del sábado o la mañana del lunes y el domingo completo.
  • El período de vacaciones anuales será de treinta días naturales que podrán fraccionarse en dos o más periodos, si bien al menos uno de ellos será como mínimo de quince días consecutivos. En defecto de pacto sobre el o los periodos de vacaciones, quince días podrán fijarse por el empleador, de acuerdo con las necesidades familiares y el resto se elegirá libremente por el empleado. Estas fechas deberán ser conocidas con dos meses de antelación al inicio de su disfrute.
  • Durante el periodo o periodos de vacaciones, el empleado de hogar no estará obligado a residir en el domicilio familiar o en lugar a donde se desplace la familia o alguno de sus miembros.
  • El trabajador tendrá derecho al disfrute de las fiestas y permisos previstos para el resto de los trabajadores.

Extinción del contrato

La relación laboral podrá extinguirse por:

  • Despido disciplinario, mediante notificación escrita, por las causas previstas en el Estatuto de los Trabajadores. Si el despido se declara improcedente por la jurisdicción competente, las indemnizaciones, que se abonarán íntegramente en metálico, serán equivalentes al salario correspondiente a veinte días naturales multiplicados por el número de años de servicio, con el límite de doce mensualidades.
  • Desistimiento del empleador, que deberá ser comunicado por escrito al empleado de hogar. En el caso de que la prestación de servicio hubiera sido superior a un año el empleador deberá conceder un plazo de preaviso de veinte días, siendo en los demás casos de siete días.

Simultáneamente, deberá poner a disposición del trabajador una indemnización, íntegramente en metálico, en cuantía equivalente a doce días naturales por año de servicio, con el límite de seis mensualidades. La cuantía de la indemnización de doce días se aplica únicamente a los contratos celebrados a partir del 1 de enero de 2012.

El empleador podrá sustituir el preaviso por una indemnización equivalente a los salarios de dicho período.

  • Conforme a los supuestos del artículo 49.1 del Estatuto de los Trabajadores, salvo fuerza mayor, despido colectivo y causas objetivas legalmente procedentes.

Cotizaciones a la seguridad social:

  • A partir del 1 de enero de 2012, las bases de cotización por contingencias comunes y profesionales se determinarán con arreglo a la siguiente escala, en función de la retribución percibida por los empleados de hogar:

Tramos, retribuciones mensuales y bases de cotización

Tramo

Retribución mensual

Base de cotización

Hasta 74,83 €/mes

90,20 €/mes

Desde 74,84 €/mes hasta 122,93 €/mes

98,89 €/mes

Desde 122,94 €/mes hasta 171,02 €/mes

146,98 €/mes

Desde 171,03 €/mes hasta 219,11 €/mes

195,07 €/mes

Desde 219,12 €/mes hasta 267,20 €/mes

243,16 €/mes

Desde 267,21 €/mes hasta 315,30 €/mes

291,26 €/mes

Desde 315,31 €/mes hasta 363,40 €/mes

339,36 €/mes

Desde 363,41 €/mes hasta 411,50 €/mes

387,46 €/mes

Desde 411,51 €/mes hasta 459,60 €/mes

435,56 €/mes

10º

Desde 459,61 €/mes hasta 507,70 €/mes

483,66 €/mes

11º

Desde 507,71 €/mes hasta 555,80 €/mes

531,76 €/mes

12º

Desde 555,81 €/mes hasta 603,90 €/mes

579,86 €/mes

13º

Desde 603,91 €/mes hasta 652,00 €/mes

627,96 €/mes

14º

Desde 652,01 €/mes hasta 700,10 €/mes

676,06 €/mes

15º

Desde 700,11 €/mes

748,20 €/mes

  • Las bases de cotización de la escala anterior se incrementarán en proporción al aumento de la base mínima del Régimen General.
  • El tipo de cotización por contingencias comunes será:
  • En el año 2012, el 22 por ciento, siendo el 18,30 por ciento a cargo del empleador y el 3,70 por ciento a cargo del empleado.
Categorías:Laboral, Seguridad Social Etiquetas: